8. Estrategias de inversión

A río revuelto, ganancia de pescadores.

Anónimo

Antes de adentrarnos en las herramientas propias de la inversión, quizá, sería importante definir inversión. En tanto podamos definirla, nos estaremos ayudando a determinar cuáles herramientas son aplicables a dicha definición y cuáles no.

Están aquellos que dicen que invertir es un arte, están aquellos que dicen que invertir es una ciencia, y están aquellos que dicen que es un poco de los dos. Personalmente, no creo que invertir sea ni un arte ni una ciencia, sino que habiendo descartado el método científico puro para su tratamiento en tanto ciencia y habiendo descartado el arte en tanto su finalidad estética, considero que invertir es una técnica. O mejor dicho, es el acto de participar en un mercado, (regulado o no) buscando maximizar el beneficio por el dinero destinado, minimizando los costos asociados, utilizando para ello, herramientas propias de la matemática, de la psicología, de la contabilidad, de la ingeniería y de la economía.

Vale destacar que en el proceso de invertir existen diferentes maneras de hacerlo, cuyas diferencias radican en el objetivo que persiguen y que incluso bajo diferentes supuestos (mercado eficiente o no eficiente) pueden ser diametralmente opuestas.

En este capítulo, estudiaremos los principios básicos necesarios de cada herramienta para cubrir los objetivos y modos de inversión planteados en la tabla del capítulo 4 sobre los objetivos. Comenzaremos con las estrategias más sencillas y, en forma gradual, nos iremos adentrando en la explicación de aquellas con mayor grado de dificultad, siendo de alguna manera, un viaje desde las estrategias pasivas hacia las estrategias activas.

En este capítulo, contaremos con una serie de estrategias con ETF que graficarán la teoría del Asset Allocation. Para ello contaremos con la colaboración de Lucas Croce, asesor en inversiones y administrador de carteras de inversión, quien se desempeña en el mundo bursátil desde hace más de veinte años. Si bien trataremos el mundo de los ETF cuando hablemos de estrategias pasivas en el marco del Index Investing, considero que la flexibilidad de un instrumento como los fondos cotizantes (ETF) nos será de gran utilidad en el planteo de estrategias de asignación de activos.

Index Investing

Esta estrategia genéricamente pasiva surge de la mente de unos cuantos actores de la industria de las inversiones y del sustento teórico de un académico. Ellos son John Bogle, fundador de Vanguard Group, Charles D. Ellis, autor de Jugar ganando a no perder (2009), y Burton Malkiel, autor de Un paseo aleatorio por Wall Street (1974). Estos hombres de mercado, junto a algunos otros y apoyados en las ideas académicas por Eugene Fama, uno de los principales defensores de la teoría del mercado eficiente, fueron los principales difusores de la idea subyacente de que a largo plazo y en forma continua, no es posible vencer al mercado para un determinado nivel de riesgo.

Dada esta asunción, no tendría sentido gastar tiempo y esfuerzo (costos) en intentar ganarle al mercado, por lo que estos autores proponen realizar inversiones de tal manera que, permaneciendo invertidos en determinados mercados, podremos obtener ganancias en tanto estos mercados arrojen ganancias.

Si decíamos que para las estrategias activas buscamos batir al mercado, siempre representado por un índice, y en las estrategias pasivas buscamos igualar al índice, podemos decir que el Index Investing es una de las más claras expresiones de lo antedicho, pero tenemos un pequeño problema: No es posible invertir directamente en índices. El problema queda resuelto con dos de los principales instrumentos que hoy día se utilizan para este tipo de estrategia. Son los ETF y los fondos mutuos.

Ambos son vehículos de inversión colectiva, es decir que bajo un administrador se nuclean un importante número de inversores, que en principio tienen objetivos similares. Hoy día ambos instrumentos han evolucionado tanto que hasta podríamos decir que en muchos aspectos se cruzan, pero quizá la principal diferencia radica en que los ETF tienen cotización intradiaria (similar a una acción), lo que permite realizar compras y ventas en todo momento, versus los fondos mutuos, que no permiten ser operados en compraventa.

A diferencia de los fondos de inversión, que pueden cambiar su cartera de activos dentro de un grupo de especies circunscrito por su reglamento de gestión, los ETF hacen un seguimiento fijo de un activo o grupo de activos, ahorrando así una importante suma en comisiones.

Volviendo a la estrategia propiamente dicha, consiste en seleccionar un mercado o grupo de mercados y realizar inversiones de largo plazo, generalmente denominadas Buy & Hold (comprar y esperar), donde se presume que solamente manteniéndonos invertidos, aprovecharemos las mejores oportunidades que da el mercado.

Al respecto de comprar y mantener las inversiones, resulta ilustrativo lo señalado por Charles D. Ellis, presidente del comité de inversiones de la Universidad de Yale, quien sostiene que debemos pensar que en cada decisión de salir del mercado o de entrar en él, estaremos siendo la contraparte de un grupo de profesionales, experimentados, con la mejor educación y recursos disponibles y con una gran billetera, por lo que Ellis duda de que en forma sostenida un inversor individual pueda tomar mejores decisiones que los profesionales del mercado en su conjunto. De hecho, son muy pocos los gestores que logran batir al mercado en forma sostenida. Es decir que aquellos que lo batieron el año pasado, no necesariamente serán los que lo batan en este ejercicio, incluso aplica el mismo análisis para los trimestres del año. También nos señala que gran parte del beneficio total de un ciclo alcista se acumula en las primeras semanas, por lo que estar afuera o ingresar tarde supone participar solamente de una pequeña parte de la recuperación.

Cabe señalar también que todo ingreso o egreso en el mercado supone costos de transacción, medido en comisiones y en algunos mercados en impuestos. Por caso, fuera de los Estados Unidos y de Europa, que poseen esquemas de comisiones fijos o variables realmente económicos, los gastos para el inversor individual en los mercados en desarrollo podríamos decir que, cuanto menos, son onerosos. En la Argentina y en Uruguay, rondan el 1 por ciento promedio del monto operado. Lo que no es poco.

Con lo explicado no intento convencerlo respecto de esta herramienta, sino simplemente exponer los argumentos de sus defensores, para que finalmente sea usted quien decida.

Asset Allocation (AA)

No casualmente esta técnica se encuentra en medio de las estrategias pasivas y las estrategias activas. Esta situación se da en el nivel de diversificación y seguimiento que le demos a la cartera bajo administración, pues no es igual realizar una diversificación genérica con acciones y bonos, comprar y esperar, que distribuir el dinero en una cartera diversificada en función de la coyuntura del mercado y cuidando en extremo los grados de correlación entre los diferentes activos. Esto es así porque una de las características centrales de la técnica consiste en observar la rentabilidad final de la cartera, pues se estructura de tal manera que algunos activos suban cuando otros bajen y viceversa, guardando correlación inversa, bajo el supuesto de que en el tiempo, los activos presentarán comportamientos diferentes, pero a priori no podemos saber qué activo se comportará de qué forma.

La correlación falla cuando los activos se mueven al unísono subiendo y bajando juntos, de tal modo que no surte efecto la diversificación.

A continuación, podemos observar una serie de estrategias de AA, ejecutadas utilizando ETF, gentileza de Lucas Croce.

Algunas estrategias simples y efectivas para invertir en ETF

Hace algo más de veinte años, allá en los comienzos de la década de 1990, se ponía de moda un nuevo y revolucionario instrumento de inversión: los ETF, Exchange Traded Funds, o fondos cotizados.

Concebidos como una evolución de los fondos comunes de inversión, los ETF replican el comportamiento de una gran diversidad de índices y se diferencian de sus predecesores en dos aspectos centrales: por su estructura y forma de administración pasiva, tienen comisiones mucho más bajas, lo que afecta positivamente la rentabilidad de largo plazo; y al cotizar en bolsa tienen liquidez diaria, por lo que pueden ser comprados y vendidos en el mismo día, incluso con diferencia de pocos minutos.

Así, podemos decir que los ETF reúnen lo mejor de los fondos comunes de inversión, en cuanto invierten en una cartera diversificada e indexada, con la principal ventaja de las acciones, la posibilidad de operarlos, incluso intradiariamente.

Poco a poco, estos instrumentos fueron creciendo en cantidad y variedad, y de la mano de nuevas familias de fondos cotizados fueron apareciendo los ETF que siguen el derrotero de índices accionarios internacionales, ya sean de países o de regiones; de bonos y otros títulos de deuda pública y privada; de distintas monedas; de una materia prima o de un grupo de ellas; y de casi todas las industrias o sectores. Pero además, como resultado de la constante evolución de esta industria, en los últimos tiempos han surgido ETF apalancados que ofrecen dos o hasta tres veces el retorno de su índice de referencia, y un grupo numeroso de ellos que permite vender en corto o shortear (es decir, ganar cuando el precio de un activo baja), llamados genéricamente Reverse ETF.

La oferta cada vez más amplia de estos versátiles vehículos de inversión, sumada al hecho de que muchos ofrecen opciones de compra (calis) y de venta (puts), ha abierto a los inversores individuales de cualquier perfil de riesgo un abanico de posibilidades estratégicas para ser aplicadas en la administración de sus carteras que, bien implementadas, pueden maximizar la rentabilidad y minimizar la volatilidad de aquellas, tanto en mercados con tendencia alcista como bajista.

Veremos entonces tres estrategias simples y efectivas para invertir en los ETF.

Estrategia de largo plazo o Core Portfolio Holdings

Se trata de una estrategia de largo plazo que, basándose en los rendimientos históricos de los índices accionarios y de bonos, tiene como objetivo replicar el comportamiento del mercado en general, comprando y manteniendo las posiciones durante un período de varios años. Una implementación práctica de esta estrategia, que respondería al portfolio balanceado para el mercado norteamericano de un inversor en dólares de largo plazo, podría ser la siguiente:

  • 60 % SPY – SPDRS S&P 500 Trust Series ETF (Acciones de las principales empresas estadounidenses).
  • 40 % IEF – iShares Barclays 7-10 Year Treasury Bond Fund (Bonos del Tesoro norteamericano).

Una cartera así compuesta ha rendido históricamente alrededor de un 8 % anual en promedio, teniendo solo 16 años negativos en los últimos 86.

Estrategia de diversificación ponderada o Asset Allocation

Basada en el concepto de que no todas las clases de activos se comportan de la misma manera conforme cambian las condiciones económicas y de mercado, esta estrategia de inversión intenta equilibrar la relación riesgo- retorno tomando posiciones diversificadas en un grupo de ETF que siguen a distintos índices, y asignando a cada uno de ellos una ponderación acorde al perfil y a los objetivos de cada inversor.

El siguiente sería un ejemplo concreto de esta estrategia diversificada:

  • 20 % SPY – SPDRS S&P 500 Trust Series ETF (Acciones de las principales empresas norteamericanas).
  • 20 % IEF – iShares Barclays 7-10 Year Treasury Bond Fund ETF (Bonos del Tesoro estadounidense).
  • 15 % EEM – iShares MSCI Emerging Markets Index Fund ETF (Acciones de empresas de mercados emergentes).
  • 15 % HYG – iShares IBoxx High Yield Corporate Bond Fund ETF (Bonos de empresas de calificación media y alto rendimiento).
  • 10 % IEV – iShares S&P Europe 350 Index Fund ETF (Acciones de las principales compañías europeas).
  • 10 % DBA – PowerShares DB Agriculture Fund ETF (Materias primas agrícolas).
  • 10 % GLD – SPDR Gold Trust (Oro).

Esta sería la conformación de un portafolio que busca un retorno por sobre el promedio histórico del mercado, sobreponderando a la continuidad del actual ciclo de crecimiento de los mercados emergentes, no solo a través de las acciones de sus principales compañías, sino también de los precios de las materias primas agrícolas, al mismo tiempo que infrapondera a la Europa en crisis, coloca 35 % en bonos, públicos y privados (en este caso, de alto rendimiento), e invierte la décima parte del total en oro.

Estrategia de cobertura o Hedging

En finanzas, conocemos como cobertura a las operaciones destinadas a reducir en parte el riesgo de un activo, y también a estos fines podemos utilizar distintos ETF para diseñar una estrategia de inversión.

Teniendo en cuenta que, para tomar cobertura, se debe concretar una operación sobre un activo inversamente correlacionado con aquel cuyo riesgo pretendemos disminuir, aquí aparecen como herramientas muy apropiadas los Reverse ETF, estructurados para subir de precio cuando el subyacente pierde valor, ya sea este un índice de acciones o bonos, un commodity o grupo de commodities, o una moneda.

Algunos ejemplos de estrategias de cobertura podrían ser los siguientes:

  • 70 % SPY – SPDRS S&P 500 Trust Series ETF (Acciones de las principales empresas estadounidenses)
  • 30 % SH – ProShares Short S&P 500 ETF (Sube el precio en la misma magnitud en la que baja el anterior).
  • 80 % TLT – iShares Barclays 20 + Year Treasury Bond Fund (Bonos del Tesoro estadounidense a 20 años).
  • 20 % TBT – ProShares UltraShort 20 + Year Treasury ETF (Ofrece dos veces el retorno inverso del TLT, es decir que si aquel baja 1 %, este sube 2 %).
  • 60 % EUO – ProShares Ultra Short Euro ETF (Duplica inversamente el rendimiento diario del FXE).
  • 40 % FXE – Rydex CurrencyShares Euro Trust ETF (Replica el comportamiento del euro).
  • 65 % GLD – SPDR Gold Trust (Sigue al precio del oro).
  • 35 % DGZ – DB Gold Short ETN (Retorna inversamente la variación de precio del GLD).

Como podemos observar existen una cantidad interesante de sistemas para trabajar con ETF. Si bien lo expuesto es una muestra, el potencial es enorme, y como siempre, ante la duda testee.