Estrategias activas, Stock Picking (SP) y Market Timming (MT)

Como ya hemos analizado, las estrategias activas buscan ganarle al mercado en su conjunto; para ello, podemos desarrollar dos herramientas separadas o combinadas.

Pensemos lo siguiente. Si un mercado tiene un rendimiento promedio, quiere decir que algunos activos tuvieron un desempeño por encima de este y otros activos tuvieron un desempeño por debajo. El SP busca mediante una serie de parámetros definir cuáles pueden ser los activos que, por sus características, puedan tener un rendimiento mayor que la media. Desde ya, que no existe un consenso sobre cuáles son estos parámetros, ni qué tipo de acciones son las que mejor desempeño desarrollarían, ni cuál es el nivel de deuda óptimo, entre muchos otros desacuerdos.

Tenemos, por ejemplo, aquellos que centrados en el crecimiento futuro buscan acciones de empresas pequeñas, con gran potencial de desarrollo, dando poca validez al precio actual. Mientras que otros inversores, buscan acciones de empresas consolidadas, las cuales, por temas coyunturales se comercian a un precio sensiblemente menor al que, según sus cálculos, se deberían comerciar. Dos visiones bien diferentes dentro de una misma herramienta.

Vale aclarar que esta diversidad le da riqueza al mercado y es su razón de existir, pues si todos estuviéramos convencidos de que el tipo ganador es uno u otro, nadie vendería, por lo cual nadie compraría y, cuando no se compra ni vende, ni se gana ni se pierde.

Por otro lado, tenemos a los cultores del MT, es decir, a aquellos que sostienen que es posible batir al mercado y para ello buscan ingresar al mercado adquiriendo activos a precios bajos y buscan salir vendiéndolos a precios mayores.

Stock Picking

Bajo esta denominación, se agrupan diversas formas de invertir, pero que tienen denominador común en el sentido de adquirir activos para el mediano y largo plazo, buscando que aumenten su precio.

Los cultores del SP sostienen que las diferencias coyunturales que pueden existir entre precio (el nominal pagado) y valor (lo que realmente puede valer una empresa) tienden a coincidir en el largo plazo, porque lo que buscan explotar divergencias de corto plazo, donde el precio se encuentra muy por debajo del valor. Llaman a esta diferencia margen de seguridad.

En la siguiente tabla, podemos observar el rendimiento obtenido en algunos de los Pickers más renombrados. Usted podrá sacar conclusiones respecto de si cree posible igualarlos o superarlos.

Estrategias activas, Stock Picking (SP) y Market Timming (MT)

Respecto de los parámetros para identificar acciones que deberían funcionar mejor que el promedio, podemos tomar las ideas de Joel Greenblatt, quien sostiene que, acumulando acciones de compañías con

alto retorno sobre el capital (ROE), que puedan adquirirse a precios relativamente bajos, y que si realizamos esto en forma sostenida y de manera diversificada, por lógica deberíamos obtener en el largo plazo retornos superiores a la media de mercado.

Estas ideas de Greenblatt se encuadran dentro del concepto de Value Investing. El padre de este sistema es Benjamín Graham, quien tras la Gran Depresión, encontró que podía adquirir acciones con alto valor a precios de oferta. Incluso podía comprar empresas que en el mercado tenían un valor inferior al de liquidación de sus activos. Sería como comprar un quiosco por 100 pesos, cuando en la caja tiene 120 pesos.

Otras de las variantes que se encuadran dentro del SP, es el Growth Value, o estrategia de crecimiento, donde el centro de análisis esta dado en las ganancias futuras, de tal forma que el precio del activo a hoy resultaría irrelevante, pues si las ganancias esperadas se cumplen, el precio se multiplicaría varias veces. Quienes sostienen este tipo de inversión centran su atención en empresas en desarrollo, pues en general las empresas maduras carecen del poder de generación de ganancias extraordinarias que no estén ya contenidas en el precio. Uno de los principales exponentes es Kenneth Fisher, hijo de Phillip Fisher, autor de Acciones ordinarias, ganancias extraordinarias (Editorial Deusto, 2009), quien, además de Graham, fuera mentor de Warren Buffet.

Por último, dentro de los cultores del SP, podemos encontrar a quienes se inclinan por el sistema GARP (Growth at Reasonable Prices), es decir, crecimiento, pero a precios razonables, una especie de punto intermedio entre el Valúe y el Growth Investing. Uno de los principales seguidores del GARP es el gestor estrella de la firma Fidelity, Peter Lynch.

Market Timming

Quienes sostienen al MT como su sistema de cabecera, generalmente utilizan herramientas tanto del Análisis técnico, como del Análisis fundamental. Respecto del primero, se establecen puntos de entrada y salida utilizando para ello indicadores técnicos. Uno de los más difundidos es el uso de las medias móviles de 50, 100 y 200 sesiones, que no es ni más ni menos que un promedio de los precios de 50 días, 100 días y 200 días, en caso de que el entorno gráfico que usemos tome como referencia un día para cada sesión.

La teoría indica que cuando los precios están por encima del promedio, la tendencia es al alza y, cuando están por debajo, la tendencia es a la baja. Obviamente, esta es una explicación simplista de una técnica que lleva años de desarrollo, utiliza además de los promedios una serie de indicadores sobre los precios, realiza una lectura pormenorizada de los patrones gráficos que genera la evolución de los precios, realiza un estudio detallado de la influencia del volumen en las cotizaciones y de las posiciones abiertas a favor o en contra de dichas cotizaciones.

En ciclos de mediano plazo o en ciclos cortos, muchos ejecutores del MT utilizan el Análisis técnico para determinar los puntos de entrada y los puntos de salida.

Al respecto de los puntos de salida, vale destacar que estos se fijan tanto para establecer precios objetivo para salidas ganadoras como para establecer una barrera a las pérdidas, estos puntos se denominan Stop Loss.

Bajo el paraguas del MT, también tenemos a aquellos que, utilizando diversos indicadores, buscan es-timar la contracción y expansión de la economía, para así tomarle el tiempo al mercado (es decir Market Timming).

Respecto de la técnica del MT, surge el trading. Esta técnica que, traducida, podríamos denominar comercio, hace referencia a la posibilidad de comerciar en los mercados de valores. Generalmente se utiliza en un marco temporal que va del mediano corto plazo, al corto plazo, incluso en su práctica más especulativa donde las operaciones, por regla, deben cerrarse el mismo día en que son abiertas, es decir day trading (o trading diario).

Otra herramienta de gran difusión con respecto a los momentos del

mercado es el “reloj” creado por ejecutivos de la firma Merrill Lynch, quienes, basados en los momentos de contracción y retracciones económicas, inflación y ciclos de mercado, recomiendan diferentes asignaciones de activos acordes a cada cuadrante de dicho reloj.

Cómo jugar el ciclo global económico

El reloj de inversión de Merrill Lynch

Estrategias activas, Stock Picking (SP) y Market Timming (MT)

Estos sistemas no son en sí excluyentes, pues son muchos los inversores que utilizan una mezcla personal de ciclos y Stock Picking para seleccionar una cartera de activos (que incluso toma algunos conceptos de diversificación del Asset Allocation para luego establecer puntos de entrada y salida de corto plazo utilizando los aspectos centrales del Análisis técnico).

Dividend Investing

Esta estrategia corresponde a la selección de acciones cuya empresa mantiene como política realizar pagos regulares de dividendos.

Esta estrategia se ajusta en general a aquellos individuos que poseen un patrimonio importante, pues las tasas de dividendos (promedio) no llegan a los dos dígitos. Generalmente se ajusta a las necesidades de renta corriente como complemento de otros ingresos. Esta estrategia puede funcionar incluso con ETF, ya que algunos, como el SDY, realizan una selección activa dentro del índice S&P Composite 1500 Índex, capturando aquellas 60 mejores acciones en términos de tasa de dividendo.

Desde el punto de vista de la intervención del inversor es una estrategia un tanto pasiva si seleccionamos un ETF, aunque podemos gestionar una cartera de acciones seleccionadas según nuestros criterios, dotando así al proceso, de un componente activo. Una de la principales decisiones que tiene que tomar el inversor es elegir entre la “seguridad del pago” y la tasa de dividendos. Si bien no es lineal, ocurre la mayoría de las veces que aquellas empresas que pagan en forma sostenida y regular abonan tasas menores que aquellas que deben hacer tentador con mayor tasa pagos erráticos.

De tal manera que elegir entre una tasa baja y un pago seguro o una tasa mayor y la duda de cobrar se transforma en toda una actividad en sí misma.

Dólar costo promedio

Hemos analizado una serie de sistemas activos donde la detección temprana de las fases de contracción / expansión resultaban claves en el desarrollo de la herramienta, como así también la selección de aquellos activos que representan la parte ganadora de un promedio.

En ambos casos, se hizo referencia a la dificultad de obtener resultados satisfactorios e incluso puedo mencionar que gestores expertos a veces ganan y a veces pierden en términos de superar un índice de referencia. Una estrategia “semiactiva” corresponde a obviar los ciclos y adquirir una cartera de activos (que puede ser un índice vía fondos de inversión o ETF) o pueden ser activos seleccionados bajo el concepto de Stock Píckíng. En ambos casos, la estrategia consiste en realizar adquisiciones parciales del activo con cierta periodicidad y montos programados, de tal forma que, dentro de un lapso de tiempo, estaremos comprando dicho activo a diferentes precios, obteniendo en la suma total un promedio. De allí su nombre.

Por otro lado, al establecer periodicidad y monto nos despojamos del análisis de los ciclos y de los buenos o malos momentos. Eso sí, seamos disciplinados y respetemos el momento de compra y los montos, pues así funciona esta herramienta. Esta idea del costo promedio funciona intuitivamente, ya que al mantener un monto fijo estaremos adquiriendo mayor cantidad del activo cuando el precio esté en la parte baja del ciclo y estaremos adquiriendo menor cantidad del activo cuando esté “caro”.

Lo normal sería adquirir activos baratos y venderlos caros. Lo que supone de alguna manera no adquirir activos caros. Con esta técnica siempre estamos adquiriendo activos, pero compramos poco cuando los precios suben y mucho cuando bajan. En los últimos años, he venido realizando una serie de estudios comparando las ganancias del sistema de costo promedio versus los rendimientos obtenidos adquiriendo el ETF SPY (representa al S&P500).

El resultado general indica que, en tiempos de alza sostenida, los resultados de comprar y esperar son mejores que los de costo promedio, pero cuando se producen vaivenes importantes en los precios, el sistema de promedio arroja mejores resultados. Esto lo convierte en un sistema defensivo, el cual se adapta a un perfil de inversor y a los objetivos de algunos, principalmente de aquellos que buscan apreciar el capital, pero que son moderados o conservadores en su perfil.

Por otro lado, cuando comparamos, obviamos un punto, que es el tener o no el dinero real para invertir. Si no tenemos todo el dinero para comprar y para mantener una posición, realizar comprar parciales (por ejemplo mensuales o anuales) es una excelente manera de estar invertido y de aprovechar los momentos de alza, que cada vez duran menos, son más vertiginosos, como había señalado Charles D. Ellis.